ACTAS Y RESOLUCIONES

PUBLICACIONES

boton video

LEYES Y NORMATIVAS

boton video

PLAN DE ACCIÓN 2012-2015

boton video

CONTADOR DE VISITAS

PRONUNCIAMIENTO CONTRA LAS PRACTICAS RACISTAS Y DISCRIMINATORIAS QUE ACONTECIERON DURANTE LOS ÚLTIMOS DÍAS

El racismo y las diferentes formas de discriminación como flagelos contra la humanidad,  utilizadas históricamente para el dominio y conservación de jerarquías y privilegios de personas y culturas que desarrollaron imaginarios de superioridad en desmedro de sectores sociales y pueblos en situación de vulnerabilidad, como es el caso boliviano que desde su fundación desarrolla institucionalidad, normativa, pautas culturales de carácter excluyente, discriminador, racista, colonial basada en la clasificación de ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, entre ellas los habitantes de los  pueblos indígena originario campesinos. Extremo, que con el proceso de la Asamblea Constituyente y promulgación de la Constitución Política del Estado (2009) en el marco de la normativa internacional como la Declaración Universal de los  Derechos Humanos que todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, en Bolivia en esta última década registramos avances significativos orientadas a superar estas prácticas coloniales de  intolerancia por la  procedencia, origen, condición social, económica y ascendencia cultural de las personas; así como las políticas públicas implementadas tienen como finalidad la justicia social. Esta descripción de acciones desde el Estado y la sociedad civil hacía que podamos asumir avances en el relacionamiento interpersonal entre bolivianos y bolivianas.

Sin embargo, los atavismos y epítetos raciales y discriminatorios solo estaban adormecidos para nuevamente resurgir con renovados bríos, siendo puestas de manifiesto a través de medios y espacios diferentes al periodo de promulgación de la Constitución y aprobación de la Ley N° 045. En efecto,  en el contexto de las elecciones nacionales del 20 de octubre, acontecimiento que debió ser asumida como “fiesta democrática” hemos podido observar el resurgimiento de acciones, como ser:


•    Intolerancia expresada en insultos y agresiones verbales con contenido discriminatorio y racista, que tuvo como escenario las diferentes movilizaciones cívicas y otras.
•    Regionalismo por el uso de adjetivos como “cambas y collas”.
•    Odio por el color de la piel y procedencia de las personas, separando a los bolivianos entre indios y blancos.
•    Difusión de estos antivalores a través de las redes sociales digitales, cuyas agresiones racistas y discriminatorias incluso van dirigidas al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, que se puede constatar en los videos que circulan en las redes sociales digitales. .
•    El racismo y la discriminación va más allá de las agresiones verbales individuales o grupales de la sociedad civil. Llegamos al extremo de desarrollar imaginarios de superioridad e inferioridad cuando determinados actores políticos consideran   que el voto de ciudadanos del área urbana (blancos) vale más que el voto de los ciudadanos del área rural (Indios).
•    Estas actitudes y acciones no hacen otra cosa que evidenciar que ellos viven  en la Bolivia excluyente, colonial, clasista  y monocultural.
•    Demuestra a su vez un franco desconocimiento de la realidad que vivimos en el Estado Plurinacional de Bolivia, que reconoce la democracia representativa, participativa y comunitaria, que profundiza el concepto de la democracia formal.


En este marco, el Comité Nacional contra el Racismo y toda forma de Discriminación considera como una forma de racismo encubierto el menosprecio a los derechos políticos de los habitantes del área rural y exhorta a los diferentes actores políticos a evitar las agresiones e insultos discriminatorios y racistas y por el contrario convoca a demostrar en la práctica que la democracia es el espacio de confrontación de ideas, principios y valores, pero sobre todo respeto de las reglas de juego en la toma de decisiones políticas asumidas por una mayoría de los bolivianos y bolivianas.  

Nuestra  diversidad cultural que es la riqueza del Estado Plurinacional de Bolivia.


“Todos somos iguales en dignidad y derechos”